Categorías
Entradas

5 mercados en Florencia

Ponte Vecchio desde la Galeria degli Uffici. © Sheila Palomares, 2015.

 

Decía Aldo Rossi que concebía la ciudad como una arquitectura. Se refería a la construcción de la ciudad en el tiempo, a una “creación inseparable de la vida civil y de la sociedad” que adquiriría conciencia y memoria de sí misma “entre lo particular y lo universal, entre lo individual y lo colectivo, […] en la esfera pública y la privada, en el contraste entre el diseño racional de la arquitectura urbana y los valores del locus, entre edificios públicos y edificios privados”.

Ponía como ejemplo a la ciudad de Florencia: “Florencia es una ciudad concreta, pero la memoria de Florencia y su imagen adquieren valores que valen y representan otras experiencias. Por otra parte, esta universalidad de su experiencia nunca podrá explicarnos concretamente aquella forma precisa, aquel tipo de cosa que es Florencia” (Rossi, 1982: 61).

El mismo autor describía a la ciudad como memoria colectiva de los pueblos ligada a hechos y a lugares; como un espacio en el que interaccionar e intercambiar experiencias.

Sin lugar a duda, los mercados son unos de los espacios en los que se producen un mayor número de intercambios y en Florencia son varios los que se pueden observar en la actualidad:

 

Mercado Vecchio (hoy Ponte Vecchio)

Durante la Edad Media se convirtió en el mercado más importante de la ciudad y en él se vendían comestibles. En ese periodo la calle era un mercado en sí, motivo por el que muy próximo al Puente Vecchio nos encontramos la antigua loggia del grano (hoy Iglesia de Orsanmichele) o la sede corporativa de diferentes gremios (por eso hoy aún se conservan nombres vinculados a la actividad comercial como la Plaza del aceite o la del vino).

En 1888 el mercado se demolió y sólo se conservó una logia que está el mercado de las pulgas de la vía Pietrapiana.

 

Mercado de las pulgas de la vía Pietrapiana

En este mercado de antigüedades abierto tanto por el día como por la noche puedes encontrar libros, monedas, bisutería u objetos antiguos; además de la logia del pescado conservada del mercado Vecchio proyectada por Giorgio Vasari en 1567.

Mercado de las pulgas de la vía Pietrapiana. © Sheila Palomares, 2015.

 

Mercado nuovo

Debido al aumento de la población que sufrió la ciudad florentina y las nuevas necesidades de abastecimiento, se construyó en 1564 el Mercado nuovo (se denominó de esta manera para diferenciarlo del antiguo Vecchio).

Su logia la diseñó Bernardo Tasso y se pensó en su origen para vender seda, sombreros de paja y objetos preciosos.

Con el paso del tiempo se colocó en un lateral una escultura de un jabalí de bronce: La fontana del Porcellino. Se trata de una fuente que servía para dotar de agua a los comerciantes y que está documentada al menos desde 1640.

Mercado nuovo. © Sheila Palomares, 2015.

 

Mercado Central de San Lorenzo

El edificio del Mercado central de San Lorenzo fue una de las primeras construcciones metálicas realizadas en Italia. Abrió sus puertas el primero de mayo de 1874 tras cuatro años en obras.

El proyecto fue redactado en 1869 por el ingeniero Mengoni (que también proyectó la galería Víctor Manuel II de Milán) quien consiguió aliar el clasicismo renacentista predominante en el barrio de San Lorenzo con los nuevos materiales metálicos.

Después de un largo periodo en activo y de diferentes reformas, fue nuevamente intervenido en 2014 por Archea Asssociati quienes manteniendo la estructura original y restaurando el edificio, diversificaron los usos, es decir, el uso de mercado propiamente dicho se mantuvo en la planta baja y en la planta superior crearon un espacio de ocio orientado fundamentalmente a la restauración.

Mercado Central de San Lorenzo. © Sheila Palomares, 2015.

 

Mercado de Sant`Ambrogio

Este mercado fue otro de los proyectados por Mengoni ya que el ingeniero fue el encargado de proyectar los tres nuevos mercados que descentralizaron la actividad comercial que se producía en el mercado vecchio y “reordinarían” el centro histórico poco a poco: fueron el mercado central de San Lorenzo y los idénticos mercados de Sant`Ambroggio y San Fedriano, este último desaparecido.

Este mercado se inauguró en 1873, por tanto, es el mercado más antiguo de la ciudad. Sigue en uso como mercado de abastos y vende todo tipo de género. Además, por la mañana, extiende los puestos en el exterior siendo el centro neurálgico abastecedor de la Plaza Ghiberti.

Mercado de Sant`Ambrogio. © Sheila Palomares, 2015.

 

Fuentes consultadas:

Borsi, F. (1984). Firenze: la cultura dell`utile. Schede a cura di: Paola Maresca. Firenze: Alinea editrice s.r.l.

Palomares Alarcón, Sheila. (2017). Los mercados como ejes vertebradores de la ciudad de Florencia desde el s.XIX. En Luis M. Alves., P. Alves, y F. García García (Coord.), Livro de Actas V Congresso Internacional Cidades Criativas.  Porto, 25-27 Janeiro 2017. Facultade de Letras da Universidade do Porto (pp. 723-735). Porto: Icono14.

Rossi, A. (1966). La arquitectura de la ciudad. España: Editorial Gustavo Gili.

Categorías
Entradas

El origen de las plazas del mercado

Pedro A. Galera Andreu describe que los mercados han sido antes “lugar” que “arquitectura”, ya que “el mercar” es un acto indisociable de las organizaciones urbanas de nuestras ciudades desde el mundo Antiguo.

El ágora griega o el foro romano en su origen tenían mercados al aire libre, eran plazas públicas en toda regla que evolucionaron con el tiempo configurando espacios arquitectónicos, como fue el caso de los mercados de Trajano.

La ciudad medieval era un mercado en sí misma. Sus calles hacían de mercados. Estaban recorridas por tiendas, y las plazas no eran más que ensanchamientos de las mismas calles en las que se facilitaba el desarrollo comercial, en las que se mercaba. Estos espacios públicos, que en numerosas ocasiones eran alargados, representaban  el escenario de la vida social urbana y supusieron un estímulo para el crecimiento de los núcleos medievales sobre todo a partir del s.XII.

Los mercados podían ser diarios, semanales o mensuales. Los mercados diarios solían ser de alimentación y se celebraban en el interior de las ciudades llegando a especializarse aún más, siendo el mercado de la leña, de la verdura o de la hierba.  Se organizaron incluso las calles por gremios cuyos nombres han llegado a veces hasta nuestros días, como platerías, zapaterías, boneteros, cuchilleros, bordadores o tundidores.

Esta actividad comercial interior evolucionó intramuros urbanísticamente hasta crearse plazas porticadas con soportales (que se regularizaron con el tiempo surgiendo las plazas mayores)  y que alcanzaron su mayor esplendor sobre todo a partir de s.XV.

En el renacimiento empezaron a implantarse en las plazas mercados efímeros de diferentes variantes: con cestos portátiles, a veces protegidos con estructuras móviles; con puestos fijos configurados con cajones y casetas, normalmente de madera; o con espacios cubiertos de fábrica.

Ante la necesidad de espacios complementarios de venta, surgieron pescaderías, carnicerías, alhóndigas,…y con el paso del tiempo, un espacio común, un mercado general fruto de las necesidades higiénicas de la nueva ciudad industrial.

Fuentes:

Delfante, C. (2006). Gran historia de la ciudad: de Mesopotamia a Estados Unidos. Madrid: Abada editores.

García Fernández, J. L. e Iglesias Rouco, L. S. (1986).  La plaza en la ciudad. Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco, Navarra. Madrid: Hermann Blume.

Palomares Alarcón, S. (2013). Arquitectura industrial: Mercados de Abastos en la provincia de Jaén. Y otros ejemplos andaluces. Jaén: Fundación Caja Rural de Jaén.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search