Categorías
Entradas

El mercado de atarazanas de Málaga

El verdadero auge de construcción de los mercados de abastos en Andalucía se produjo a partir de los años setenta del siglo XIX, probablemente porque no fue hasta 1875 cuando se inauguraron el mercado de la Cebada y el mercado de los Mostenses de Madrid, totalmente inspirados en Les Halles de París.

Durante este periodo fueron numerosos los mercados que incorporaron el hierro en su sistema estructural. De los que se conservan en la actualidad la mayoría combina una estructura interior de hierro con iluminación cenital y cerramientos exteriores de fábrica.

Mercado de las atarazanas de Málaga © Sheila Palomares, 2022.

De esa tipología es el mercado de atarazanas de Málaga. Este mercado se ubica en el mismo lugar en el que se insertaban las atarazanas de Málaga (s.XIV-XIX), es decir, el espacio en el que se construían o reparaban las embarcaciones. Sin embargo, las deforestaciones del río Guadalmedina durante el s.XVI hicieron que el mar se “alejara” y el edificio perdió su uso primitivo como arsenal.

Fue a partir de entonces cuando se utilizó como almacén, cuartel, colegio o parque de artillería hasta que después de un periodo de abandono, se inició su demolición y se construyó en 1879 el actual mercado de abastos.

Fue proyectado en 1873 por Joaquín Rucoba (1844-1919), quien fuera arquitecto municipal de la ciudad.

El edificio ocupa una manzana aislada de forma trapezoidal de casi 3000 m2. Interiormente está dividido en tres cuerpos sin cerramientos intermedios, siendo la nave central la de mayor altura.

Mercado de las atarazanas de Málaga © Sheila Palomares, 2022.

De inspiración neomudéjar, este mercado fue pionero en la recuperación del patrimonio histórico al restaurar la puerta de las antiguas atarazanas e introducirla en el mercado.

Mercado de las atarazanas de Málaga © Sheila Palomares, 2022.

Este edificio sufrió numerosas intervenciones a lo largo de su historia aunque habría que destacar la de 1966, momento en el que se incluyeron nuevos volúmenes en su interior que desfiguraron el edificio original. En 1973 se rehabilitó de nuevo, y se elaboró una gran vidriera sobre la historia de Málaga en el arco posterior del mercado que aún se conserva en la actualidad.

Las últimas obras de rehabilitación y restauración fueron ejecutadas por Aranguren + Gallegos Arquitectos en 2010.

 

Fuentes consultadas:

Aguilar García, Mª.D. (1983). El mercado de atarazanas. Baética. Estudios de Arte, Geografía e Historia. Málaga, 6, 7-23.

Camacho Martínez, R. (1991). Las atarazanas de Málaga. Proyectos de intervención en el siglo XVIII. Espacio, Tiempo y Forma. Serie VII. Historia del arte, 4, 265-282.

Ordierez Díez, I. (1986). Joaquín Rucoba. Arquitecto (1844-1919). Santander: Ediciones Tantin.

Palomares Alarcón, Sheila. (2022). Los primeros mercados municipales construidos en Andalucía en el siglo XIX. Arquitectos y proyectos. Rivista MDCCC, 11, 171-184.  http://doi.org/10.30687/MDCCC/2280-8841/2022/11/008

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search